Antes de comenzar el viaje allá por el 2012, había un tema que me preocupaba mucho: la alimentación. Temía bajar mucho de peso, que se me debilitarán los huesos, etc. Temores que nunca llegaron a ser realidad.

Nuestra alimentación fue variando mucho no sólo por los ingredientes y variedades de comida de cada país, sino además, porque en el transcurso del viaje dejamos de comer carne animal y sus derivados. Mi preocupación paso entonces por mantener mi peso y comer bien (cosa que hasta el momento no hacía), ya cumplimos más de 2 años 4 años de vivir viajando y me doy cuenta que actualmente me alimento mucho mejor de lo que lo hacía cuando tenía una rutina y una vida mucho más estable.

¿Cómo lo hicimos? Primero que nada consultamos con un nutricionista vegano. También por nuestra cuenta empezamos a interiorizarnos y ocuparnos más por lo que comíamos. Qué nutrientes brindaban qué cosa y cómo combinarlos para, con poco dinero, comer sano. Y haciendo una auto-crítica podemos decir que antes deser veganos y comenzar a viajar: comíamos muy mal. No estábamos ni cerca de ser consciente de qué nutrientes estábamos incorporando ni cuales estaba necesitando.

[mkd_message type=”with_icon” icon_pack=”font_awesome” fa_icon=”fa-hand-stop-o”]

ACLARACIÓN

 

Este no es un post, para discutir si está bien o no NO comer carne. Este es un post para contar nuestra experiencia con una alimentación vegana. La razón por la que decidí cambiar mis hábitos alimenticios (entre otras cosas) es muy simple: Yo deje de comer carne y sus derivados es porque no quiero que un animal muera/ sufra para satisfacer mis necesidades. La misma empatía que sentía por los gatos, perros y animales en cautiverios (entiéndase zoológico, parque acuáticos), la empecé por todos los animales.

Luego me interioricé respecto del alto impacto ambiental que tiene la industria ganadera y mi decisión fue aún más contundente. Descubrí que podía alimentarme rico y bien sin la necesidad de que alguien muera para ello. Por la misma razón me volví más consciente de lo que consumía en general, por eso no uso cosméticos que testeen en animales (puedes leer también: Opciones ecológicas y baratas para la higiene personal) ni ropa derivada de animal (entiéndase cuero, pieles, seda) y por ende, evito el consumo de marcas que exploten animales humanos y no- humanos.

Para aquellas personas que no estén muy familiarizadas con el concepto: El veganismo es por razones éticas. No se trata solamente de la alimentación. Es una filosofía de vida, yo lo hice por decisión personal, yo puedo comer cualquier alimento pero elijo no comer carne ni ningún derivado de origen animal. Y para mi, también es sinónimo de salud.

Cuando era carnívora y vegetariana creía cualquier cosa del veganismo, era una ignorante total. Me llevó mucho tiempo poder decir “soy vegana”, porque detesto las etiquetas. Quiero dejar en claro que el veganismo NO es una secta. No hay un “líder”. No me creo superior a nadie. No lo hice por moda, lo hice por empatía. No es necesario ser millonario para ser vegano (de hecho hasta puede llegar a ser más económico). Todas las personas veganas NO son iguales. No quiero colonizar a nadie con esto (a lo sumo generar consciencia) pero sí deseo que se respete mi elección 🙂

Desde Plan B Viajero tratamos de llevar nuestra coherencia a tantos aspectos como nos sean posibles, por eso en este blog fomentamos un turismo responsable y consciente tanto con animales humanos como no- humanos. Porque a nuestra manera de entender el mundo todxs merecemos el mismo respeto.

[/mkd_message]

Hecha la aclaración paso a contar mi experiencia de pasar de comer carne y sus derivados a no hacerlo más. Hoy puedo declarar feliz que desde que dejé de comer carne siento mi cuerpo más liviano, tengo más energía, no me da sueño después de comer. Tengo mejor humor en general. Siento que mejoró mucho el aspecto de mi piel y hasta me cambió el olor!

Si eres vegetarianx o veganx, o te interesa incorporar y/o conocer más sobre una alimentación consciente durante el viaje, entonces este post es para vos 🙂

 

plan b viajero, ser vegano y viajero sin morir en el intento

Licuado de plátano (banana) a base de leche de avena. Delicioso y barato

Sustentabilidad

Hay tres cosas fundamentales en mi alimentación vegana consciente, comprar alimentos que sean:

 

  • Baratos: Existe el mito de que ser vegano y comer bien (que son dos cosas distintas y que pueden ir o no de la mano) es caro y difícil. Sin embargo, puedo decir que NO, no es difícil. Y Sí, es posible ser vegano y viajero y comer sano sin gastar mucho dinero. Claro que si en mi alimentación incorporo elementos como sal del Himalaya, probablemente necesite mucho dinero. Pero si me alimento con productos de la región, el gasto en alimentación será mucho más accesible. Lugares como México, países de Centroamérica y el Altiplano Andino cuentan con los gloriosos Mercados, donde se pueden encontrar frutas y verduras de producción local a un precio accesible.
  • Locales y /o regionales: Es una manera de ahorrar dinero y de cuidar el medio-ambiente, puesto que su huella de carbono no será alta (ya que no tendrá costo de combustible por transporte) y te aseguras de estar comiendo productos frescos y colaborando con la economía local.
  • Nutritivos: Es fundamental que pueda comer barato y variado. Por eso buscamos variar frutas, verduras, legumbres y frutos secos.

¿Qué comemos?

Es importante saber que alimentos priorizar sobre otros, por eso comparto un ejemplo de Pirámide Nutricional Vegana:

 

Ejemplo de Pirámide Nutricional Vegana

Ejemplo de Pirámide Nutricional Vegana

 

En nuestra dieta priorizamos los cereales integrales, las frutas, verduras y legumbres, que proporciona un contenido alto en carbohidratos en equilibrio con la proteína y la grasa que el cuerpo necesita para moverse de un lugar a otro, cargar la mochila, pedalear en bici, etc.

Leche de Almendras: Es totalmente vegetal, natural y equilibrada. Es rica en vitaminas A, D y E, proteínas, omega 6, zinc, calcio, hierro, magnesio y potasio.

Leche de Almendras: Es totalmente vegetal, natural y equilibrada. Es rica en vitaminas A, D y E, proteínas, omega 6, zinc, calcio, hierro, magnesio y potasio. Sólo utilizamos 12 semillas para cada uno. Uno de estos licuados con frutas nos quita el hambre hasta las 2 de la tarde.


plan b viajero, ser vegano y viajero sin morir en el intento

Nunca nos falta las mandarinas

 

Al comer pan, elegimos panes integrales, cereales, arroz y pasta. Alimentos sumamente abundantes en carbohidratos complejos, fibra, zinc y vitaminas del grupo B.

 

plan b viajero ser vegano y viajero

Que haríamos sin los mercados?

 

 

No pueden faltar las legumbres: lentejas, alfalfa, arvejas, frijoles, poroto, alubia, garbanzos, habas, chaucha, cacahuate/ maní, soja o soya y sus derivados (leche de soja, tofu, y soja texturizada) Aunque la soja/soya tratamos de consumirla en menor medida por su origen transgénico. Estos alimentos no sólo tienen un alto contenido en proteína, sino que además son ricos en carbohidratos complejos, fibra, hierro, calcio y vitaminas del grupo B.

[mkd_message type=”with_icon” icon_pack=”font_awesome” fa_icon=”fa-arrow-right”]

Relacionado: Turismo responsable con animales

[/mkd_message]

¿Qué tan fácil es ser vegano y viajero?

Hemos viajado por la mayoría de los países de Latinoamérica y por varios de Europa. De los destinos que hemos conocido no creo que haya uno, en el que sea difícil ser vegano. Lo que sí considero es que hay zonas donde se dificulta más, pero debido a la geografía. Por ejemplo, el clima desértico de Baja California Sur hacia muy complicado comer frutas y verduras, puesto que todo era llevado hasta la península vía ferry. Nuestra dieta era a base de frijoles enlatados, aguacate, tortillas de maíz y pitaya (fruta local proveniente de un cactus local, compuesto por un 90% de agua y rica en hierro, calcio y fósforo).

 

plan b viajero, ser vegano y viajero sin morir en el intento

En Playa El Burro (Baja California Sur) comiendo aguacate y frijoles

 

Muy diferente fue nuestra experiencia en Lago Atitlán, donde por menos de 5 dólares comíamos súper variado y nutritivo. Nuestra dieta era a base de atole de chocolate al agua (como milenariamente se toma en la región) licuados de frutas y tostadas de verduras crudas.

 

plan b viajero, ser vegano y viajero sin morir en el intento

De vez en cuando un gustito: Fajitas de Verduras, guacamole, arroz, papas y brotes de alfalfa.


plan b viajero, ser vegano y viajero sin morir en el intento

Querés Fast Food? Acá tenés un elote asado con chile y limón por 70 centavos de dólar

 

Lo importante es pensar en cosas simples y variadas, no siempre tendremos acceso a una cocina con todas la comodidades, por lo que está bueno ser flexible y saber adaptarse. Siempre habrá opciones económicas, y también encontrarás restaurantes y tiendas de comida naturista con opciones veganas (no hay un solo país en el que no haya encontrado un lugar vegano)

 

Mercado de San Pedro (Cusco)

Mercado de San Pedro (Cusco)


plan b viajero, ser vegano y viajero sin morir en el intento

Mercado de Santo Domingo (San Cristóbal de Las Casas)


plan b viajero, ser vegano y viajero sin morir en el intento, Gabriela De Marcos, Puesto de comida vegana en Lago Atitlán

Puesto japonés de comida vegetariano y vegano en Lago Atitlán.

Desde que soy vegana incorporé muchas más cosas que antes no comía, porque mi dieta se resumía a lo conocido. Hay muchas cosas que, de hecho, como porque sé que son buenas (como el frijol, no me gusta mucho su textura pero sé que me hace bien) y por dejar de tener prejuicios descubrí nuevos sabores. Desde que deje de comer queso (algo que era básico en mi alimentación) empecé a comer mucho más variado, porque me dí cuenta que tenía que ser más ingeniosa y dejar de “arreglarme” con lo mismo de siempre para “darle gusto” a la comida.

 Al vivir en hostales y convivir con otros viajeros nos sorprendimos al descubrir que estaban no sólo interesadxs en aprender nuevas recetas, sino que además estaban abiertxs a hacer un menú apto para todxs 🙂

Ser vegano y viajero es posible! Comer sano y sin crueldad también, sólo hay que tener la intención de hacerlo 🙂

plan b viajero, ser vegano y viajero sin morir en el intento, Gabriela De Marcos

El veganismo es una alternativa ética y sana al consumo y dependencia de los productos -no adaptados a nuestras necesidades físicas y espirituales- como la carne, el pescado, los lácteos, los huevos, la miel, los productos derivados de los animales, y otros artículos de origen animal como el cuero y las pieles. Se puede afirmar que es el estilo de vida más sano y respetuoso con los animales y la Naturaleza.

Algunos sitios web con info vegana que nos fueron útil:

 

  • Elige Vegetariano: Diferentes maneras de armar un menú día a día para asegurarte de que estas obteniendo todos los nutrientes que necesitas 🙂
  • Recetas Veganas: Y fáciles! Hay muchas páginas de recetas veganas pero pocas donde no necesites ingredientes difíciles de conseguir. Esta es una de esas páginas que logra recetas buenas, bonitas y baratas.
  • Mapa Vegano: El mapa vegano de América Latina. Puedes encontrar desde productos aptos, hasta restaurantes o tiendas con opciones veganas 🙂

 

plan b viajero, ser vegano y viajero sin morir en el intento, frases lao tse

[mkd_message type=”normal”]

Te sumas?

 

Instagram

Suscríbete al blog para recibir en tu casilla de e-mail las nuevas publicaciones. No olvides confirmar las suscripción en tu bandeja de entrada.

 

¡Gracias por visitarnos!

[/mkd_message]