plan b viajero, turismo responsable, guia rapida para ser un viajero responsable

Guía rápida para ser un viajero responsable

Con motivo de que hoy 22 de abril se celebra el Día de la Tierra queremos proponerte algunas pautas para que tengas en cuenta en tu próximo viaje y así puedas convertirte en un auténtico viajero responsable.

 

Pero ¿y qué es ser un viajero responsable? Pues en pocas palabras: un viajero responsable es aquella persona que decide hacer viajes más consciente y más responsable, poniendo más atención en el cuidado ambiental y cultural.

 

plan b viajero, turismo responsable, guia rapida para ser un viajero responsable

La clave para ser un viajero responsable es pensar, más allá de nuestro propio interés, que impacto tendrás nuestras acciones en la economía, la comunidad y el medio ambiente.

 

Un viajero responsable busca minimizar los impactos negativos en el ecosistema, economía, sociedad y cultura del lugar en el que se desarrolla la actividad turística. Sin más vueltas aquí te compartimos algunos puntos para ser un viajero responsable.

 

 

Consume productos y servicios locales para fomentar el desarrollo

 

El apoyo al comercio local atiende a una lógica de consumo responsable, ya que no sólo se trata de impulsar a los productores locales y sus productos (que por lo general son amigables con el ambiente). Sino a generar conciencia respecto a las implicaciones económicas y sociales de la producción industrial de las grandes marcas. 

 

plan b viajero, turismo responsable, guia rapida para ser un viajero responsable

Tus acciones marcan la diferencia

 

También puede leer 10 hábitos para un estilo de vida sustentable

 

 

 

Fomenta las condiciones laborales justas y dignas

 

Comprueba que todo aquello que consumas o compres haya sido producido por personas con condiciones laborables justas, que no sean menores, que eviten la explotación sexual o infantil, la insalubridad o el maltrato animal.

 

 

Evita el regateo extremo

 

Sobretodo en lugares con notables ingresos bajo la línea de pobreza. Al regatear, reduces los ingresos a artesanos que no reciben ni siquiera un salario mínimo por su trabajo. Ellos invierten días y hasta meses en obtener los materiales, trabajarlos hasta convertirlos en el producto que esperan vender y transportarlos hasta un punto en el que tendrán visibilidad. A ellos no les pagan por horas, si un día se enferman no pueden más que seguir trabajando para lograr producir suficiente para vender y mantenerse.

 

Evita dar dinero a los niños

 

Tienes que pensar de ti va a venir otra persona y si esa persona también cree que la mejor manera de ayudarlos en dandoles dinero, se genera un círculo vicioso. Ese niño dejará de jugar y de estudiar para dedicarse a pedir dinero en las calles a los turistas.

 

¿Quieres ayudar a esos niños? En lugar de darles dinero, apoya proyectos comunitarios que ayuden a crecer a la comunidad en la que ese niño vive.

 

Sigue las normas de las áreas protegidas

 

Es fundamental que cooperes con una adecuada disposición de los desechos sólidos que generes, separándolos y depositándolos en recipientes y lugares asignados para ello.

 

plan b viajero, guia para ser un viajero responsable

Recuerda que lo que le haces a lo demás, te lo haces a ti mismo también

 

Toda visita en áreas protegidas debe realizarse con una mentalidad conservacionista y actitud de protección del medio ambiente y defensa y/o rescate de la vida silvestre. Procura evitar, al máximo, todo tipo de perturbación innecesaria a la vida silvestre, así como al hábitat mismo. Respeta la demarcación y camine siempre dentro de los senderos señalizados, evitando el salirse de ellos.

 

Respeta el patrimonio y las infraestructuras

 

Tu visita no puede alterar la vida local y tampoco puede destrozar los atractivos turísticos que tiene ese lugar. Por ello hay que informarse sobre cómo está gestionado ese destino y qué infraestructuras lo componen (edificios, transportes, viviendas, espacios públicos). Si visitas una zona arqueológica no te saltes la cuerda que dice PROHIBIDO PASAR para tomarte una foto y subirla a instagram (esto me ha tocado verlo en persona en la zona arqueológica de Tulum).

 

Observa a los animales en su hábitat natural

 

Si eres amante de los animales procura que tu acercamiento a ellos no implique un sometimiento de su libertad o que ponga en peligro su salud.

 

plan b viajero, turismo responsable, viajero responsable

Las estrellas de mar capturan el oxígeno del agua para su proceso de respiración a través de estas branquias dermales, y cuando éstas son sacadas del agua ya no pueden obtener oxígeno para sus ciclos vitales. Por lo tanto sufren una intoxicación, con dióxido de carbono y en un tiempo relativamente corto mueren. Es decir, se ahogan. En humanos esta actividad sería equivalente a llenar los pulmones de agua. ¿Te gustaría que te hagan lo mismo a ti?

 

 

Por eso no realices actividades tales como nadar con delfines, paseos en elefantes.

También debes tener en cuenta que por más que la actividad con los animales se realice en libertad, no siempre será una actividad de turismo responsable. Claro ejemplo de esto, es lo que sucede en Oslob (Filipinas). Donde para tener un flujo constante de turistas, se alimenta al tiburón ballena y se permite que los turistas realicen con los pobres animales cualquier tipo de interacciones. Si quieres saber más te recomiendo que leas Lo que NO haré en Filipinas: tiburones ballena en Oslob de Mochila al Paraíso.

También puedes leer

plan b viajero, turismo sustentable, turismo responsable con los animales, eres un viajero responsable

Ahorra recursos

 

El derroche es enemigo del medio ambiente. Consume productos y servicios que no malgasten recursos hídricos y energéticos, que sean reciclables y reutilizables. Los productos que contienen aceite de palma son un ejemplo de lo que no hay que adquirir.

Prioriza aquellos productos, servicios o experiencias que favorezcan la sostenibilidad.

Busca aquellas iniciativas que ofrezcan un bajo impacto negativo sobre el entorno natural, la cultura local, la población local y que por supuesto favorezcan positivamente al entorno económico de la zona.

 

 

 

Dile adiós al plástico

 

Siempre se ha considerado a las botellas de plástico buenas compañera de los viajes. Pero lo recomendable es tener una reutilizable para recargar. No significa que te tengas que deshacer del plástico duradero que ya compraste, sino de no generar más y más cada día. 

 

plan b viajero, sin popote por favor, turismo responsable, guia rapida para ser un viajero responsable

 

De igual modo pide tus bebidas sin popote (pajita, sorbete, pitillo). Estamos tan acostumbrados a utilizar el popote. La mayoría de ellos terminan en rellenos sanitarios, muchos otros son arrastrados al medio ambiente contaminando suelo, ríos y mares. Se estima que el 90 % de las aves marinas, ballenas y delfines y algunas especies de tortugas han ingerido plástico (incluyendo popotes).

También puedes leer

plan b viajero, turismo sustentable, opciones ecologicas para la higiene personal, cosmetica ecologica

Difunde

 


Cuando estés de regreso, reflexiona sobre lo que has conocido y aprendido en tu viaje y sobre tus logros como viajero responsable.

Cuéntaselo a tus amigos y familiares y comparte con ellos las prácticas y las ventajas del turismo responsable.

 

No lo olvides: Tus acciones cuentan. Sé autocrítico. Sé consciente. Sé un viajero responsable.

Te sumas?

 

Suscríbete al blog para recibir en tu casilla de e-mail las nuevas publicaciones. No olvides confirmar las suscripción en tu bandeja de entrada.

 

Gracias por visitarnos!

Plan B Viajero

Somos Gabriela De Marcos y Camilo Peña, una argentina y un mexicano que en el 2012 hicimos del viaje un estilo de vida. Nos gusta viajar lento, vivir en armonía con la naturaleza y compartir experiencias y relatos de viajes.

No Comments

Add Comment

Name*

Email*

Website